CALEFACCIÓN
 

Además de la calefacción mediante sistemas de bomba de calor en las instalaciones de aire acondicionado, realizamos instalaciones de calefacción mediante los siguientes sistemas:

Suelo radiante:

El sistema de calefacción por suelo radiante consiste en una red de tuberías situadas bajo el suelo por la que circula agua caliente a baja temperatura (35/45 ºC), el agua cede su calor al suelo que a su vez lo radia a la estancia. Es la instalación de calefacción más confortable, ya que mediante este sistema se consigue “tener los pies calientes y la cabeza fría”, máxima de la calefacción de espacios ocupados por personas.

Entre sus ventajas cabe destacar:

Estética, ya que no hay elementos visibles. Calefacción de espacios con grandes alturas. Bajo mantenimiento. Seguridad de uso.

Radiadores:

Es el sistema clásico, en el que la red de tuberías alimenta a los radiadores colocados en la pared, los cuales a su vez radian el calor al ambiente. La temperatura del agua en este tipo de instalación es de 70 ºC como mínimo, con el gasto superior de combustible que tiene con respecto al suelo radiante. Como ventaja tiene su montaje, más sencillo y fácil de realizar, sobre todo si no se quieren hacer muchas reformas.